La Bruja y la Calabaza

Catalina

Silueta de una niña disfrazada de bruja con una calabaza de Halloween

Había una vez, en una tierra muy, muy lejana, un joven muy hábil para contar cuentos.Viajaba de aldea en aldea, pueblo a pueblo, rasgueando su lira y contando cuento tras cuento. Se dejaba oír a cambio de unas monedas para obtener una comida y un lugar donde dormir, y volvería a hacerlo al día siguiente.

Un día, mientras cantaba sus canciones en el bar de la aldea —como siempre hacía—, un sospechoso mensajero vino buscándolo.

Con un manto negro que cubriéndole todo el cuerpo y la cabeza bien cubierta con una capucha demasiado baja —que parecía contener debajo un par de cuernos—, tenía el rostro tapado por la oscuridad, por lo que no podía vérsele.

—Mi señora ha escuchado de su reputación, y ahora está deseosa de un cuento. Mi ama no puede salir de su mansión. Venga conmigo.

—Si desea escuchar mis cuentos, entonces es una apreciada clienta. Muy bien…

Ver la entrada original 2.383 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s