La Mujer Ateniense

Silvia Fox

Uno de los episodios más conocidos de la mitología griega es el de la fundación mítica de Atenas. Los habitantes del Ática habían erigido una ciudad y a la hora de decidir a que deidad habría de ser consagrada dudaron entre la diosa de la sabiduría, Atenea, y Poseidón, el amo de los mares. Ambos dioses estaban muy interesados en ser los patrones de la nueva ciudad, y para ganarse el favor de los habitantes, cada uno de ellos les obsequió con un presente. Atenea les regaló un olivo, del que podían aprovechar las exquisitas aceitunas para comer y su leña para calentarse, mientras que Poseidón hizo chocar su tridente contra el suelo y de ahí nació una fuente de agua, pero con la particularidad de que era salada.

A partir de aquí existen dos versiones de cómo el mito se resuelve a favor de Atenea, que se convertirá en…

Ver la entrada original 1.911 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s